Burin, ocupació, resitència i dignitat

14753953_326586367702078_1050276783193255325_o

[cat-cast]

Avui a Burin, un poble situat a vuit quilòmetres de la ciutat de Nablus, a uns deu camperols palestins se’ls hi ha denegat el permís d’accés a les seves terres, concedit prèviament, per part de les forces de l’ocupació israelianes. Aquesta mesura es suma a la forta repressió sota la qual es troba la localitat, que viu permanentment assetjada per la presència de l’assentament de Yitzhar, declarat il·legal segons la legislació internacional.
Les famílies camperoles de Burin viuen constants agressions físiques, apropiació de les seves terres, els seus arbres sovint són cremats, talats i contaminats per part dels colons d’aquest assentament, amb absoluta impunitat, i sota la protecció de l’exèrcit d’ocupació.
La resistència no violenta portada a terme pels i les seves habitants, mitjançant manifestacions, denuncies als mitjans de comunicació i l’autoorganització en centres socials, els està costant durs processos de repressió.
Actualment més de 600.000 colons viuen als assentaments israelians, dins els Territoris Ocupats palestins de Cisjordània i Jerusalem Est, els quals han estat declarats il·legals segons el dret internacional i suposen una clara violació dels acords de Ginebra, tot i així l’estat d’Israel lluny de retirar-se dels territoris ocupats tal com reconeix la legislació internacional, continua mantenint una forta política d’expansió.
El poble de Burin lluita cada dia per fer front a aquesta ocupació ferotge, i ensenya a totes aquelles persones que arribem a les seves terres que la paraula resistència és una qüestió de dignitat.


———-

Burín, ocupación, resistencia y dignidad

Hoy en Burín, un pueblo situado a ocho kilómetros de la ciudad de Nablus, a unos diez campesinos palestinos se les ha denegado el permiso de acceso a sus tierras, concedido previamente, por parte de las fuerzas de la ocupación israelíes. Esta medida se suma a la fuerte represión bajo la cual se encuentra la localidad, que vive permanentemente asediada por la presencia del asentamiento de Yitzhar, declarado ilegal según la legislación internacional.
Las familias campesinas de Burín viven constantes agresiones físicas, apropiación de sus tierras, sus árboles a menudo son quemados, talados y contaminados por parte de los colonos de este asentamiento, con absoluta impunidad, y bajo la protección del ejército de ocupación.
La resistencia no violenta llevada a cabo por los y sus habitantes, mediante manifestaciones, denuncias en los medios de comunicación y la autoorganización en centros sociales, les está costando duros procesos de represión.
Actualmente más de 600.000 colonos viven en los asentamientos israelíes, dentro de los Territorios Ocupados palestinos de Cisjordania y Jerusalén Este, los cuales han sido declarados ilegales según el derecho internacional y suponen una clara violación de los acuerdos de Ginebra, aún así el estado de Israel lejos de retirarse de los territorios ocupados tal como reconoce la legislación internacional, continúa manteniendo una fuerte política de expansión.
El pueblo de Burín lucha cada día para hacer frente a esta ocupación feroz, y enseña a todas aquellas personas que llegamos sus tierras que la palabra resistencia es una cuestión de dignidad.

Anuncios

#Recolectiva2016 Nablus: Entre oliveras y checkpoints

_dsc0353

[CAST / CAT / FR]

Hoy, Jueves 20 de Octubre hemos estado trabajando en los campos de Suleiman, un campesino al cual ya habíamos dado una mano hace un año, en nuestra primera campaña de recolecta en Palestina.

Sus terrenos se encuentran entre el checkpoint de Huwara y una carretera exclusiva para colonos con dirección hacia el asentamiento ilegal de Itamar. Dada su ubicación, Israel le exige cada año solicitar un permiso especial, el cual le es otorgado como máximo, durante un mes. A Suleiman sólo le quedan 5 días para poder terminar sus campos y, durante todo este mes no se ha salvado de que los colonos le dispararan a bala real para desalentar que trabaje sus campos, tal cual hicieran el año pasado.

A diferencia del año pasado donde encontramos a Suleiman en una situación desesperante, este año (creemos) podrá finalizarla con mayor tranquilidad.

Seguimos.